Resources

STOPAIDS has published a new position paper supporting the decriminalisation of sex work, designed to support STOPAIDS members to advocate for decriminalisation within their own advocacy and programmes, and support the global sex worker rights movement.

En 1999, el gobierno sueco emprendió un experimento de ingeniería social para poner fin a la práctica masculina de adquirir servicios sexuales comerciales. El gobierno promulgó una nueva ley que penalizaba la compra (pero no la venta) de sexo (Código Penal Sueco). Esperaba que el temor a la detención y el creciente estigma público convencieran a los hombres a cambiar su comportamiento sexual. El gobierno también esperaba que la ley obligara a las aproximadamente 1.850 a 3.000 mujeres que vendían sexo en Suecia en ese momento a encontrar otra línea de trabajo. Por último, el Gobierno espera que la ley elimine el tráfico de personas a la prostitución forzada y la presencia de trabajadores sexuales migrantes.

Download this resource: